Llegó septiembre y con él muchos cambios


  Mi pequeño Leonardo comenzará el colegio el 7 de septiembre y estoy llena de emociones encontradas. Hemos estado juntos durante más de 3 años, compartiendo cada momento del día, y siento que mi corazón se encoge ante esta nueva etapa. Aunque entiendo la importancia de este paso tanto para él como para mí, no puedo evitar sentirme así.

  Por otro lado, me siento profundamente feliz y agradecida por haber alcanzado dos de mis metas: cuidar de Leonardo durante sus primeros 3 años sin recurrir a una guardería, permitiéndome vivir cada una de sus etapas en primera persona, y lograr que fuera aceptado en el colegio que deseábamos para él.

  Quizás el primer día esté más sensible, pero estoy emocionada por los cambios que esta etapa traerá a nuestras rutinas y horarios. Además, aparte de cumplir con mis responsabilidades, dedicaré tiempo para cuidarme y hacer las cosas que amo.

  Respecto a la adaptación de Leonardo, no me preocupa en absoluto. Sé que estará tranquilo y feliz, ya que lo he estado preparando durante varios meses.

0 comments